Los dientes participan de forma muy activa en la fonación o en el habla: junto con la cavidad bucal, como caja de resonancia e individualmente, como elementos pasivos en relación con los labios o la lengua participando activamente en la articulación del sonido.

El aparato de la fonación está compuesto por 3 elementos:

  • Aire pulmonar o fuelle respiratorio
  • El aparato resonador: la boca (lengua), fosas nasales y faringe
  • El aparato glótico de la laringe

La voz humana, una vez que sale de los resonadores, es moldeada por los articulares (paladar, lengua, dientes, labios y glotis), transformándose así en sonidos del habla: fonemas, silabas o palabras. La posición correcta de los articuladores determinará el sonido que emita la voz.

Por esto quizá es importante que conozcas  todas las funciones  de los dientes, y entre ellas, la fonética como principal herramienta de cada uno de nosotros a la hora de mantener relaciones  sociales cotidianas.

Es probable que nunca antes te hayas detenido a pensarlo, pues  las ausencias dentales junto con la malposición de los dientes favorecen una fonética inadecuada.

Por tanto, la figura del Ortodoncista en este problema juega un rol potencial, dado que mediante el tratamiento de ortodoncia  se puede corregir la posición de los dientes y por tanto una mejora de la fonación.

Por su parte, el prostodoncista o implantólogo serán los responsables en la reposición de piezas dentales ausentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *