Hace unos años el mal aliento era concebido como un problema estomacal, causado por problemas en el esófago o por ulceras. Hoy en día sabemos que las causas del mal aliento esta directamente relacionadas con las pequeñas inflamaciones de la lengua, la putrefacción de los residuos de alimentos que permanecen en la boca por falta de un cepillado adecuado.

Es mejor que así sea, ya que esto hace que el tratamiento sea más fácil y accesible. A aquellas personas que pensaban que su problema de mal aliento se debía a problemas estomacales, recordamos que los especialistas han afirmado que el cuerpo humano cuenta con válvulas que de forma natural impiden el reflujo de estos gases de forma involuntaria.

La lengua posee una superficie rugosa, y visiblemente porosa, esta entra en contacto con toda clase de alimentos, y se sabe que la mayor parte de estos  alimentos se deteriora dando origen por lo tanto al mal aliento.

Otra de las causas del mal aliento son las enfermedades de las encías, que son causadas también por descomposición de los alimentos que tiene como causa principal la falta de una higienización correcta.

El tratamiento contra el mal aliento es un proceso fácil y simple, además de económico. Este tipo de tratamiento otorga buenos resultados, siempre y cuando la limpieza e higienización se realice de manera constante.

La higienización bucal se puede realizar con instrumentos que podemos encontrar las casas de artículos dentales, como cepillos interdentales para la higienización entre los dientes, cepillos unitufos para cepillar los dientes bordeando las encías y varios tipos de hilo dental, por ejemplo algunos específicos para los que utilizan prótesis unidas por detrás.

Además de todos los instrumentos citados anteriormente, las casas especializadas cuentan con varios dispositivos que ayudan a cuidar mejor los dientes, encías y lengua.

Ahora que ya sabe lo que causa el mal aliento, no dudes en preguntar a personas cercanas si tienes tiene mal aliento, especialmente si notas que las personas evitan quedar frente a frente contigo, cuando hablas con ellas.

Una vez que seas consiente de tu problema y sabiendo cual es la mejor solución, busca el mejor tratamiento y vuelve a tener una salud bucal que te permita tener una convivencia social normal y sana, sin temores o vergüenza.

El especialista podrá comprobar si tienes problemas de encías, que podría estar causando el mal aliento. Además podrá recomendarte los cepillos especiales indicados para las personas con problemas de encías, es recomendable utilizar además el higienizador de lengua, utilízalo al menos una vez al día para completar tu higiene bucal con una correcta limpieza de lengua, que como el cepillado de los dientes, previene posibles problemas futuros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *