En muchas ocasiones no disfrutamos de lo que comemos a causa de la sensibilidad de nuestros dientes. A veces da igual si es alimento frio o caliente.

El problema de la sensibilidad en los dientes se debe en que éstos han perdido algo de su esmalte protector o un deterioro de las encías en las que se apoyan los dientes.

Esta sensibilidad en la mayoría de los casos se puede prevenir o mejorar siempre que hagamos una correcta higiene bucal con un cepillo suave o casi mejor con un cepillo eléctrico. A ello, le ayudamos con un dentífrico especifico para “dientes sensibles”, e incluso con tus propios dedos puedes distribuir un poco de producto en aquellos puntos donde notes mayor sensibilidad, para mejorar tu problema. Y por ultimo finaliza tu higiene bucal diaria con un colutorio que contenga flúor, fortaleciendo con ello diente y esmalte.

Si tu sensibilidad dental no remite y cada vez es mas acusada, debes a acudir a tu dentista, quien valorará la causa a este malestar y él te aconsejará el tratamiento adecuado, porque puede ser que haya alguna fisura en el diente o el nervio dañado.

Me gustaría compartir este vídeo donde se muestra como tenemos que cepillarnos los dientes correctamente.

Comments are closed.