El envejecimiento puede producir cambios en la estructura nuestra boca. Nuestra cavidad bucal tiende a secarse por la disminución de la saliva, favoreciéndose la formación de caries y con la aparición de problemas.

Sucede cuando las glándulas salivales dejan de funcionar correctamente.  Las encías se adelgazan (con la posibilidad de pérdida del diente) y disminuye la capacidad para masticar.

Encontramos dos patologías fundamentales en esta edad que son la caries y la enfermedad periodontal.

La mejor opción ante la pérdida dentaria es la colocación de implantes dentales por un implantólogo.

Son muchas las patologías que afectan al adulto mayor, por lo que es importante conocer cada una y el tratamiento adecuado en cada caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *