La Legionelosis es una enfermedad bacteriana que se origina en el ambiente y que presenta dos formas clínicas claramente diferenciadas: la infección pulmonar o “enfermedad del legionario”, que se caracteriza por neumonía con fiebre alta; y la otra forma es la conocida como “Fiebre de Pontiac”, que se presenta con un estado febril agudo.

El desarrollo de esta enfermedad se asocia a la falta de limpieza y tratamiento en las aguas de las instalaciones de edificios de las ciudades, clínicas, hospitales, hoteles, spas, etc. Esta enfermedad aparece generalmente como un caso aislado, no asociado con ningún brote reconocido. La epidemia suele aparecer en el verano o a principio de otoño, pero los casos también pueden suceder a lo largo del año. Alrededor de un 5% a un 30% de las personas que sufren legionelosis no resisten a ella.

¿Cual es el agente causal de esta enfermedad?
La legionella es el agente causal de esta enfermedad. Una bacteria con forma de bacilo capaz de sobrevivir en un amplio rango de condiciones del ambiente.Se conocen 35 especies de Legionella con 45 subgrupos como mínimo. La causa más común de infección de Legionelosis se debe a la Legionella pneumophila.

¿En que países se presenta esta enfermedad con más frecuencia?
La legionelosis no es nueva no está localizada. El primer caso se dio en 1947 y el primer brote en 1957 conocido en Minnesota, Estados Unidos. Desde esa fecha esta enfermedad ha sido identificada en Australia, América del Sur y Europa. Se producen con más frecuencia en verano y en otoño, aunque también se registran casos durante todo el año.

¿Donde se encuentra este microorganismo?
La legionella es considerada una bacteria ambiental dado a que se proliferan en aguas superficiales como lagos, ríos, estanques, formando parte de su flora bacteriana.Desde estos reservorios naturales, la bacteria pasa a los sistemas de abastecimiento de agua de las ciudades. La mayor fuente de contagio es el sistema de aguas de grandes edificios, hoteles y hospitales, humidificadoras, spas, fuentes de agua termal, etc. Estas instalaciones, en ocasiones, favorecen el estancamiento del agua y la acumulación de productos que sirven de nutrientes para la bacteria.Las gotas de agua conteniendo la bacteria pueden permanecer en el aire en forma de aerosol y penetrar en las vías respiratorias infectando así los pulmones.

¿Cómo se transmite?
La transmisión de la Legionella al organismo humano se produce básicamente por la inhalación de aerosoles que contengan un alto número de bacterias. Existen pruebas epidemiológicas de que se transmite por el aire.

Los principales factores que promueven la supervivencia y multiplicación de la Legionella son:
-Acumulación o estancamiento de agua
-Temperatura del agua entre 20 y 50 oC.
-Presencia de sedimentos, materiales de corrosión, plásticos, gomas, entre otros.
-Presencia de microbios, incluyendo algas, protozoos y otras bacterias.
-Valor de pH del agua entre 2,0 y 8,5

¿Cuáles son las Buenas Prácticas para el control de la Legionella?
Para el control de la Legionella es necesario lo siguiente:
-Control de la temperatura del agua a 50oC y aplicar semanalmente 70oC.
-Que el trabajo de camareras y servicios técnicos se desarrolle con Buenas Prácticas de Higiene.
-Garantizar la limpieza adecuada de las principales fuentes de multiplicación y dispersión de la Legionella , el mantenimiento y el control

Comments are closed.