Poema dental

Al compás de los dientes él se mueve,

navega en el slot igual que un barco

y dibuja las curvas de este marco

que posicione el diente y lo renueve.

 

Alguno, con teflón blanco muy leve,

permanece invisible, puro, zarco…

pero siempre trabaja duro el arco

mientras la boca, de saliva, llueve.

 

Níquel, titanio, molibdeno, acero,

australiano, curva de Spee… este invento

hace el trabajo duro y verdadero.

 

Ahora son, sin perder su movimiento,

superelásticos con ‘fricción cero’

para acortar así los tratamientos.

Alberto Collantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *