Este aparato de tornillos fijos

se  educa y forma en los laboratorios,

mas su labor se da en los sanatorios,

donde abre boca a los dientes prolijos.

 

La mandíbula espacia con sus hijos:

los ‘spacers’ que, como un colutorio,

limpian para los dientes lo aleatorio

en bocas que parecen acertijos.

 

El tubo corta largo y clase uno

posiciona, y anhela espaciadores,

y es mas “casi irrompible” que ninguno.

 

Ligero como el tacto de las flores,

brega duro en lo más oscuro y bruno

de la boca este Herbst de mis amores.

Alberto Collantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *