Por todos es conocido el miedo que tienen algunas personas a ir al dentista y el peligro de contagiar ésta fobia a los hijos.

Ante todo, saber que las fobias son en general una resistencia que se traduce en temor hacia una determinada situación. En el caso del área dental también están muy presentes, ya que en este aspecto de la salud los métodos antiguos eran muy dolorosos y el miedo al dentista era lo más corriente. A pesar de que los tratamientos y herramientas de las que disponemos hoy en día en la odontología han evolucionado para controlar el dolor favorablemente, aún persiste la fobia dental.

Posponer la fecha de visita al dentista se puede considerar como un principio de fobia, por lo que desde la Clínica Dental Avilés y Román queremos contarte qué hacemos para ayudarte con tus temores:

  • Hablar de ello: cuando visites nuestra clínica, el profesional te realizará unas preguntas abiertas sobre lo que puede molestarte o preocuparte para saber cómo tratarlo y sobretodo para crear un clima distendido y de relax.
  • Prepararte: te contaremos por adelantado lo que va a suceder en tu visita. El profesional te explicará cómo llevará a cabo los procedimientos, tales como la aplicación de la anestesia o qué efectos posteriores deberás esperar después del tratamiento. No hay nada malo en pedir explicaciones, al contrario genera confianza y así ¡evitamos sorpresas!
  • Pedirte que nos hagas señales: estableceremos una señal para que el profesional comprenda lo que deseas cuando no puedas hablar en medio del tratamiento odontológico. Puedes, por ejemplo levantar la mano, para indicarle que te sientes incómodo y necesitas que deje de trabajar inmediatamente. Algo tan simple también brinda seguridad ante una situación fóbica.

Si tienes cualquier otra sugerencia para hacer tu visita lo más agradable posible, no dudes en comentárnoslo.

¡Estaremos encantados de escucharte!

 

20130112-152400.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *