La salida de los primeros dientes suele iniciarse entre los 4 y 6 meses, aunque en algunos casos tienen que esperar al año y otros nacen con algún diente congénito.

Algunos síntomas inequívocos que nos avisan de la llegada de los primeros dientes son:

  • La necesidad del bebé de llevarse cosas a la boca para morder, ya que esto le sirve como masaje.
  • Encías enrojecidas e hinchadas, provocada por el empuje que ejercen los dientes al salir.
  • Salivación abundante.
  • Además puede producir fiebres, vómitos, diarreas y erupciones cutáneas.

No dudes en consultar nuestro apartado de odontopediatría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *