El embarazo es un momento en el que deberás cuidar de forma especial tanto tus dientes como tus encías. Los problemas bucodentales durante este periodo son algo más comunes y, es probable, que tanto las encías como los dientes se vean afectados. Es normal que cuando te cepilles los dientes o uses la seda dental te sangren las encías, que tengas dificultades a la hora de eliminar el mal aliento o mal sabor de boca y que tus encías estén más sensibles, hinchadas y de color rojizo. Es la llamada gingivitis, inflamación de las encías que afecta a cerca del 50% de las mujeres embarazadas.

Estos cambios que se producen son debidos a las siguientes causas:

  • Cambios hormonales: el embarazo provoca fluctuaciones hormonales que aumentan el riesgo de enfermedad gingival. Los cambios de los niveles hormonales del organismo de una embarazada pueden hacer que sus encías manifiesten mayor sensibilidad a la nociva placa dental. La placa es una capa pegajosa e incolora de bacterias que se forma continuamente sobre los dientes y una de las principales causas de enfermedad gingival. Si no se elimina a diario mediante el cepillado de los dientes y la limpieza interdental, puede producir gingivitis, el primer estadio de enfermedad gingival. Además, si la embarazada ya presenta algunos indicios de enfermedad gingival, éstos pueden empeorar durante el embarazo. Por eso, en la gestación se debe prestar aún más atención al cepillado diario y a la limpieza interdenta
  • Mayor flujo sanguíneo, causante de la inflamación de encías: se debe a los amplificados niveles de progesterona y de estrógeno que provocan un incremento del flujo sanguíneo que se desplazan a través de todo tu cuerpo, especialmente en las encías.
  • Exceso de salivación: el exceso de salivación o sialorrea es otro síntoma común del embarazo en que, una vez más, el exceso de hormonas provoca alteraciones bucales. La sialorrea se presenta, sobre todo, en el primer trimestre al mismo tiempo que las nauseas y otras molestias típicas de la gestación, por lo tanto, es habitual que al finalizar los tres meses, estos síntomas desaparezcan. Si el exceso de saliva se convirtiera en algo excesivo y fuera acompañado de vómito varias veces al días, es necesario consultar con el especialista.

Si la gingivitis de la que hemos hablado no es tratada convenientemente, podría progresar hasta convertirse en una enfermedad periodontal. También conocida como enfermedad de las encías, la misma causa una infección realmente muy severa en las mismas, la cual puede llegar a destruir los huesos y las fibras que ayudan a que tus dientes se mantengan fijos en su lugar. La enfermedad periodontal puede llegar a causar algunos efectos colaterales sumamente desagradables, entre los que se incluyen: sangrado de las encías, pérdida de dientes y desarrollo de infecciones. En caso de desarrollarla, debe ser cuidadosamente tratada y controlada durante el embarazo. Los incrementos en el riesgo de experimentar trabajo de parto pretérmino y de dar a luz un bebé de muy bajo peso están asociados con la enfermedad periodontal. Las infecciones en las encías o en la boca pueden llegar a esparcirse por todo su organismo, incrementando el riesgo de padecer complicaciones durante el embarazo, como por ejemplo: abortos espontáneos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *