A lo largo de la historia se ha ido reconociendo la presencia de flúor en materiales biológicos. Se fue observando, como según la zona geográfica, los habitantes padecían más o menos caries y finalmente se concluyó que la concentración de fluoruro en agua de consumo y la cantidad ingerida, determinaban la aparición de caries en la población.

El flúor constituye uno de los pilares básicos en la prevención de la caries, ya que reduce en un porcentaje significativo el número de las mismas. Actúa a través de varios mecanismos:

  • Fortalece el esmalte contra la agresión de ácidos producidos por la placa bacteriana y alimentos cariógenos.
  • Favorece la remineralización del esmalte ya desmineralizado, aumentando la resistencia de éste.
  • Disminuye el metabolismo bacteriano de hidratos de carbono en la placa, reduciendo así la formación de ácido láctico.
  • Inhibe la formación de placa bacteriana sobre la superficie del diente.

La acción benéfica del flúor se realiza principalmente sobre las superficies del diente, pudiento aplicar el flúor de las siguientes formas:

  • Colutorios (enjuagues) diarios o semanales: deben mantenerse en la boca durante un minuto, por lo que no deben ser realizados por niños menores de 6 años o niños que no controlen el reflejo de la deglución.
  • Geles de flúor: son aplicados en la consulta, de forma trimestral, semestral o anual, mediante unas cubetas desechables blandas y flexibles. Son muy bien aceptados por los pacientes ya que se comercializa con sabores agradables.
  • Dentífricos fluorados, que es la forma más habitual.
  • Barnices, seda dental fluorada, chicles, …
  • Comprimidos o gotas durante la etapa de formación de los dientes (hasta los 12 años), siempre bajo supervisión de su odontólogo o pediatra, ya que en exceso está asociado a la aparición de fluorosis.

Será especialmente importante la aplicación de flúor para personas con predisposición a presentar caries o en tratamiento de ortodoncia, niños con la mayoría de sus dientes erupcionados, embarazadas o personas con retracciones gingivales susceptibles de caries radicular e hiperestesia dentinal.

fluor dental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *