El cáncer oral es un término general utilizado en medicina para cualquier crecimiento maligno localizado en la boca. Podría manifestarse como una lesión primaria del mismo tejido de la cavidad oral, o por metástasis de un sitio de origen distante, o bien por extensión de estructuras anatómicas vecinas, tales como la cavidad nasal o el seno maxilar. El cáncer que aparece en la cavidad bucal puede tener diversas variedades histológicas: teratoma, adenocarcinoma derivado de una de las glándulas salivares, linfoma de las amígdalas o de algún otro tejido linfático o melanoma de células pigmentadas de la mucosa oral.

La forma más común de cáncer en la boca es el carcinoma de células escamosas, originado en los tejidos que delimitan la boca y los labios.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Estos son algunos de los factores de riesgo que predisponen a que una persona desarrolle un cáncer, estos factores ya han sido estudiados e identificados epidemiológicamente.

Tabaquismo
Debido a que todos los tipos de cáncer son enfermedades que alteran el ADN celular, son células cuyos oncogenes han sido activados por razón de una mutación en el ADN.
Debido a ello, ciertos hábitos, como el tabaquismo que está asociado a cerca del 75% de los cánceres de la boca provocan una crónica irritación de las membranas mucosas de la boca, tanto el humo como el calor emanado de un cigarrillo, cigarros y pipas. El tabaco contiene más de 19 carcinógenos conocidos, y la combustión de éstos y sus productos secundarios, es el principal modo de acción. El masticar o inhalar tabaco causa irritación por contacto directo con las membranas mucosas.

Nutricional
En muchas de las culturas asiáticas se mastica betel denominado Paan como estimulante, antiséptico y para eliminar el aliento desagradable y Areca también usado como estimulante estos están muy relacionados al desarrollo de cáncer bucal. En la India, donde dichos hábitos son frecuentes, el cáncer oral representa un 40% de todos los tipos de cáncer, comparado con tan solo un 4% en el Reino Unido.

Alcoholismo
Consumir licor es otra actividad que le acompaña un alto riesgo de cáncer de boca. Existe un fuerte efecto sinérgico sobre el cáncer de boca cuando una persona fuma y consume alcohol. Estas personas tienen un enorme riesgo de contraer cáncer de boca, incluso más que aquellos individuos que son solo fumadores o alcohólicos.

Prevención del cáncer oral

Un factor fundamental es la detección precoz de esta enfermedad, para iniciar el tratamiento y evitar que esta enfermedad se haya diseminado.

El Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, su sigla en inglés es NCI) y la Sociedad Americana del Cáncer (su sigla en inglés es ACS) animan a que las persona participen activamente en la detección temprana del cáncer oral mediante la realización de autoexámenes mensuales.

La Fundación de Educación de la Salud Oral (Oral Health Education Foundation) recomienda seguir las siguientes instrucciones (la lista de abajo) cuando se examine la boca.
Prestar especial atención a cualquier placa blanca o roja, bultos o engrosamiento de la piel, tejido o encías, una llaga que no se cura adecuadamente (después de 1 ó 2 semanas) o una llaga que tiende a sangrar fácilmente o en exceso.

Es fundamental también asegurarse de prestar atención a los dolores de garganta persistentes, ronquera o dificultad para mover las mandíbulas durante la masticación o deglución. Asegurarse de consultar al médico inmediatamente si se presenta cualquiera de estos síntomas.

¿Qué síntomas presenta el cáncer oral?

En este apartado citamos los principales síntomas del cáncer oral, sin embargo cada persona podría experimentarlo de una manera diferente.

  • Una llaga que no sana en un labio o en la boca.
  • Un parche rojo o blanco en las encías, la lengua o en el revestimiento de la boca.
  • Un bulto en un labio, en la boca o en la garganta.
  • Sangrado, dolor o adormecimiento inusuales del área de la boca.
  • Hinchazón de la mandíbula.
  • Dolor de oído.
  • Cambios en la voz.
  • Dolor crónico de garganta.
  • Sensación de que algo está atrapado en la garganta.
  • Dolor o dificultad para tragar o masticar.

Los síntomas del cáncer oral pueden ser parecidos a los de otros desórdenes o problemas médicos. Es fundamental que realice un control periódico con su médico. Pasos para diagnosticar el cáncer oral.

Los procedimientos para diagnosticar el cáncer oral

Biopsia: procedimiento en el que se extraen muestras de tejido (con una aguja o durante la cirugía) para examinarlas con un microscopio con el fin de determinar si existen células cancerosas o anormales.

Tomografía Computarizada (su sigla en inglés es CT o CAT): son procedimientos no invasor que toman imágenes de cortes transversales del cerebro o de otros órganos internos. Los rayos X más comunes algunas veces no detectan las anormalidades vistas en las CT.

Ultrasonografía: técnica de diagnóstico de imágenes que usa ondas sonoras de alta frecuencia para crear una imagen de los órganos internos.

Imágenes por Resonancia Magnética (su sigla en inglés es MRI): es un procedimiento no invasor que produce vistas bidimensionales de un órgano o estructura interna, especialmente del cerebro o de la médula espinal.

Zonas en las que se puede presentar el cáncer oral

  • Base de la boca
  • Lengua Encías
  • Paladar
  • Parte interior de las mejillas
  • Base de la lengua Amígdalas

Autoexploración

La técnica que salva vidas es la autoexploración como forma de prevención. El paciente debe saber cómo son las estructuras normales de la boca. Cuando éstas presenten cambios, es necesario acudir al consultorio dental para que el odontólogo realice una revisión.

Para ello el odontólogo realizara una exploración explicando todo al paciente. Éste debe aprender cómo es la boca en condiciones normales y qué alteraciones no son patológicas. 

Para ello, el paciente debe seguir un método de autoexploración en el que observará la cara, el cuello, los labios, la cara interna de la mejilla, el paladar, la encía, la lengua y el suelo de la boca. Se le puede pedir al odontólogo que nos dé por escrito los pasos que hemos de seguir para que no se nos olviden.

El paciente deberá realizar este autoexamen en su casa cada 5-6 meses como mínimo y ante cualquier hallazgo acudir a su odontólogo. A veces el odontólogo encuentra dificultades para motivar al paciente para que realice la autoexploración pero teniendo en cuenta que el beneficio es la vida merece la pena realizarlo.

cancer oral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *